Por el Dr. Miguel Ángel Genis Rondero. Anestesiólogo.